Cuando se trata de entender cómo se mueve el dinero en tu negocio, es necesario diferenciar un par de conceptos básicos que te presentamos a continuación.

Ingresos:

se refiere al dinero que entra a tu negocio, puede obtenerse multiplicando la cantidad de un producto por el precio de venta. Por ejemplo, si vendes hamburguesas y hoy vendiste 100 a $35 cada una, los ingresos son de $3,500.

Ganancias:

es el dinero que consigue tu negocio una vez que se han restado los gastos, incluyendo costos de inventario hasta pago de impuestos. Para los $3,500 del ejemplo anterior, supongamos que los gastos del día son de $3,200 entonces la ganancia es de $300. Las ganancias son una parte de los ingresos, por lo que sin ingresos, no hay ganancias.

Con estos conceptos, puedes calcular el margen de ganancias neto de tu negocio, con la fórmula: (ganancias ÷ ingresos) x 100. Para el ejemplo antes mencionado, sería: (300 ÷ 3,500) x 100 = 8.6%

El resultado te dice qué porcentaje de tus ingresos se convierte en ganancia. Aquí algunas referencias de margen de ganancias en negocios de comida.

  • Food trucks: 6 – 9 %
  • Comida rápida y para llevar: 6 – 9% En el ejemplo, entramos en este rango, así que estamos bien.
  • Catering: 7 – 8%
  • Gourmet: 4%
  • Pubs y bares: 10%
abrir pizzeria

Una vez que tienes esta referencia, te ayudará a conocer la salud financiera de tu restaurante y con el que puedes tomar decisiones sobre el costo de tu menú, presupuesto, etc. Si te encuentras más bajo que las cifras promedio, hay algunas acciones que aún puedes tomar para mejorarlo, sin sacrificar la calidad de tus platillos.

Mejora tus costos de inventario:

antes de pensar en subir el precio de tu menú, acude al origen. Haz un análisis sobre tu consumo de ingredientes para ver si hay algo que se está desperdiciando, o que podrías comprar al mayoreo; incluso puedes revisar si hay algún platillo que no te genere muchas ventas, para descartarlo y ahorrar en sus ingredientes. Compara precios de varios proveedores para encontrar uno que se ajuste a tu presupuesto; Frubana te ofrece opciones para lo que tu negocio requiere. 

Baja tus precios:

aunque suene contradictorio, implementar una estrategia de bajar el precio de tus productos más vendidos ayuda a atraer más clientes y a aumentar sus ventas. Recuerda que como toda estrategia, debe ir acompañada de planeación y herramientas de marketing para que llame la atención y logre el resultado deseado.

Escucha a tus empleados:

la opinión del chef, de los meseros e incluso de los lavaloza, puede tener un gran impacto. Puede ser que uno de tus platillos incluya un ingrediente que te está generando gastos, y el lavaloza lo encuentra separado en muchos de los platos sucios; este dato te puede ayudar a eliminar el ingrediente y ahorrar un poco.

Implementa una estrategia de marketing: Como mencionamos en el segundo punto, las promociones son excelentes herramientas que recibirán mejores resultados si las comunicas adecuadamente. Hazlo llegar más lejos, revisa la entrega Marketing para restaurantes para planificar una estrategia que apoye de manera constante los esfuerzos de tu negocio.